CONCEPTOS BÁSICOS
Guitar TypesGuitar TechniquesGuitar ManufacturersFamous GuitaristsGuitar TypesGuitar TypesGuitar Types

Educación

Pedagogía

Didáctica

Enseñanza

Lengua Castellana

Literatura

Didáctica de la Literatura

 

Concepto de Lengua

En primer lugar,el concepto de lengua se entendía desde la antigüedad como sustancia; es decir, el fruto de representación del acto de pensar, intermediario entre el mundo y la mente, reflejando en su seno la realidad de las cosas.
En segundo lugar, haciendo referencia al libro Curso de lingüística general, de Saussure donde se presenta la lengua como resultado de la relación surgida entre el significante y significado, que hacen de ésta un producto de la facultad del lenguaje. Dicho producto es de carácter social pues son un conjunto de convenciones adoptadas y construidas a lo largo de la historia por un cuerpo social; las cuales, permiten el ejercicio comunicativo de sus hablantes. De lo anterior, se desprende que la lengua es un producto más o menos estable; pues a diferencia del habla, que se da solo de manera momentánea, producto de un proceso fisiológico, la lengua va cambiando lentamente según las necesidades que aparezcan.

El aspecto donde Saussure entiende la lengua como “un sistema semiótico formado por signos lingüísticos. Que son aquellas entidades psíquicas con dos caras íntimamente unidas. Estas serían el significante (forma fónica o imagen acústica) y significado (concepto mental al que corresponde la imagen acústica). Las diferencias en el significado vendrían provocadas por las diferencias en el significante” (Fernández,2006)

En tercer lugar, se presenta el concepto de lengua como comunicación; es decir, se entiende como el instrumento esencial por medio del cual el hombre interactúa con sus semejantes. Tal modo de interactuar implica la existencia de una competencia para la comunicación o competencia comunicativa, que “comprende lo que un hablante-oyente real, dotado de ciertos roles sociales y miembro de una determinada comunidad lingüística debe saber para establecer una efectiva comunicación en situaciones culturalmente significantes, y para emitir mensajes verbales congruentes con la situación” (Fernández, 2006). De lo anterior, la competencia comunicativa se establecería como un conjunto de normas, actitudes, valores y motivaciones relacionadas con la lengua, con sus características y sus usos, y con los demás sistemas de comunicación en general; lo cual es integralmente, se van adquiriendo a lo largo del proceso de socialización.

 


El modelo de lengua que subyace en este concepto de competencia, implica, desde luego, que “la única función de las lenguas no es nombrar, sino que ellas también están organizadas para lamentarse, alegrarse, rogar, prevenir, defender, atacar; están relacionadas con las distintas formas de persuasión, dirección, expresión y juegos simbólicos” (Fernández, 2006); es decir, el verdadero sentido de las lenguas humanas sólo puede llegar a ser comprendido en el ámbito natural de su uso para permitir la conversación, la interacción comunicativa, el trato verbal cotidiano, la vida en sociedad.

 

Así entendidas, “las lenguas dejan de ser meros sistemas semióticos abstractos, inmanentes, ajenos a las intenciones y a las necesidades de los hablantes, y se convierten en espacios de representación, en repertorios de códigos culturales cuya significación se construye y se renueva de manera permanente por medio de estrategias de participación, de cooperación y de convicción” (Fernández. 2006).


Está claro, entonces, que la competencia comunicativa no se limita a la competencia gramatical o al conocimiento del sistema semiótico de una lengua. Por lo tanto, la competencia comunicativa se configura por la adquisición y desarrollo de una serie de competencias a saber:

  • La competencia lingüística: Se caracteriza por la capacidad de un hablante para producir e interpretar signos verbales. El conocimiento y el empleo adecuado del código lingüístico le permiten a un individuo crear, reproducir e interpretar un número infinito de oraciones.

  • La competencia paralingüística: Es la capacidad de un hablante para utilizar de manera adecuada determinados signos no lingüísticos que le permiten expresar una actitud en relación con su interlocutor y con lo que dice: ya sea para declarar, interrogar, intimidar, rogar, ordenar, etc.

  • La competencia quinésica: Se manifiesta en la capacidad consciente o inconsciente para comunicar información mediante signos gestuales, como señas, mímica, expresiones faciales, variados movimientos corporales, etc. Estos signos pueden ser expresiones propias o aprendidas, originales o convencionales.

  • La competencia proxémica: Esta competencia consiste en la capacidad que tenemos los hablantes para manejar el espacio y las distancias interpersonales en los actos comunicativos. Las distancias entre los interlocutores, la posibilidad de tocarse, el estar separados o en contacto, tienen significados que varían de una cultura a otra. Los códigos proxémicos se establecen, entonces, según la cultura, las relaciones sociales, los roles, el sexo, la edad.

  • La competencia pragmática: El punto de partida de ésta competencia es la consideración del hablar como un hacer. Todos los usuarios de una lengua tienen una capacidad que les permite asociar los enunciados con los contextos en que dichos enunciados son apropiados.

Así entonces el concepto de lengua viene a establecerse desde la relación entre significante y significado que estructuran la visión de mundo entre la relación de lo que significa con su significado; esta relación llega a su culmen cuando el hablante desarrolla las diferentes competencias en el uso diario del lenguaje.



© Copyright Neftha.com